Banner

 

Algunas ideas principales del artículo de: www.puromarketing.com


El neuromarketing, es una ciencia que comenzó a emplearse en 2002, quizá con demasiada ligereza, llegando a banalizarse su origen inicial y el objetivo de sus investigaciones.

La ciencia no es capaz de avanzar al ritmo frenético que impone el marketing

La ciencia se basa en una rigurosa observación, donde los resultados suponen pequeños avances, que no necesariamente son generalizables. El marketing necesita respuestas concretas, de inmediata aplicación, y claves que le garanticen un aumento en las ventas.

Ello no implica que las neurociencias no hayan obtenido conclusiones realmente útiles y eficaces.

El neuromarketing no es capaz de manipular la mente

El fin del neuromarketing no es manipular la mente, sino interpretarla, conocer las respuestas del cerebro humano, qué estímulos afectan y cómo.

Esta ciencia va más allá del escáner cerebral y la resonancia magnética

Los avances tecnológicos han permitido introducir nuevos recursos para evolucionar en esta área. Esta nueva tecnología es capaz de hacer un seguimiento ocular con mayor precisión que los métodos utilizados hasta ahora. Otro avance reside en el análisis predictivo, que permite saber con gran precisión como los usuarios ven la web, gracias al uso de modelos neurocientíficos.

Gran parte de la información publicada sobre el funcionamiento del cerebro no es cierta  

El neuromarketing no es una ciencia exacta. El comportamiento humano no se basa en reacciones concretas a estímulos concretos; no somos maquinas, que actuamos igual frente a la misma situación, sino humanos.

Una respuesta positiva no necesariamente deriva en un comportamiento de compra. Nos puede gustar un anuncio, pero no tenemos por qué comprar el producto.

No es neuromarketing todo lo que dice serlo

Conviene mirar con lupa antes de decidirse a contratar servicios basados en neuromarketing profesional.